Portada del juego

Compañía:

Adventure Soft

Fecha de Salida:

1993

Idioma/s:

Textos en castellano
Voces en inglés

Género/s:

Humor

Precio: Sin determinar

Disponible para Windows, DOS

Emuladores que lo soportan: DOSBox, ScummVM

Lo mejor
Lo peor
  • La ambientación
  • Es demasiado corto
  • El sarcasmo de Simon
 
  • El control
 
  • Puzzles de combinación de objetos
 
  • Las animaciones de los personajes
 

Introducción


Sí, soy un enano, qué pasa

Sí, soy un enano, qué pasa

Al poco de que entrásemos en los noventa salió a la luz esta aventura gráfica que bebe de la vieja escuela, aquella que marcó un estilo. Con gráficos en 2D y un interfaz point&click a base de verbos con los que crear frases, un inventario repleto de objetos y mucho, mucho humor, supuso el inicio de una larga saga que, al menos, llegará hasta su cuarto capítulo tras ser amada por muchos aficionados al género.

Al igual que la gran mayoría de juegos del mismo género que habían alcanzado ya los monitores de los compatibles que había diseminados por el mundo, y otros que estaban por alcanzar, hace uso de las mismas técnicas de interactividad con el usuario y una manera peculiar de relacionar al jugador con su alter ego.

Jugar consiste en divertirse, y crear un juego que lo consiga durante varias horas es difícil, pero en una época en la que los juegos de ordenador se crean tan bien que realizan perfectamente esta tarea, la primera aventura de uno de los mayores antihéroes que puedan existir, logra escalar hasta uno de los puestos más altos de su categoría.

Argumento


Oh, la oficina de Sórdido

Oh, la oficina de Sórdido

El día en que Simon cumplió 12 años celebró una fiesta de cumpleaños en la que disfrutaba reventando los trucos del mago que habían contratado. Al finalizar la celebración, cuando tuvo que soplar las velas, Simon deseó que le regalaran una Gameboy pero, en ese momento, sonó el timbre de la puerta y apareció un pequeño perro con un extraño libro en la boca. Aunque este perro, al que llamó Chippy, no era para él, nadie fue capaz de decir nada y se lo quedaron.

Ahora Simon es un chico de 14 años de lo más normal, va al colegio y hace los deberes, pero una tarde en la que se encuentra bastante aburrido le ocurre algo que no olvidará fácilmente. Decide buscar a su perro para, digamos, jugar con él y lo encuentra en el desván, dentro de un baúl. Al sacarlo encuentra el antiguo Libro de Hechizos y lo deja caer, pero al hacer esto el libro abre un portal mágico por el que el perro se marcha y Simon detrás de él en su búsqueda.

Al mismo tiempo, en otra dimensión, un grupo de goblins está realizando un conjuro para invocar comida. En ese preciso momento y en ese preciso sitio aparecen Simon y su perro. Mal lugar porque ahora los goblins se disponen a cocinarlos y hacerlos en su punto, aunque no lo conseguirán porque el perro asusta a los goblins y Simon puede escapar hasta llegar a la casa del viejo mago Calypso, a la que llega tras seguir al perro hasta la villa Fleur Deli. Que Simon esté aquí no es casualidad. En una nota que Calypso ha dejado en una mesa descubre que ha sido llamado por el viejo mago pidiéndole que le rescate de las manos del malvado mago Sórdido.

Para llevar a cabo tan peligrosa hazaña Simon deberá, antes que nada, convertirse en un poderoso mago.

Gráficos


Bienvenido a los Fosos de Rondor

Bienvenido a los Fosos de Rondor

Visualmente es bueno. Hay que pensar en la época en que fue lanzado y no compararlo con los avances tecnológicos de hoy en día. A una resolución de 320x200 consiguen tal calidad de detalle que te encantará simplemente pasear por el bosque o por el pueblo. Los escenarios son muy bonitos y las animaciones de los personajes están muy conseguidas, sobre todo, los movimientos de Simon, tanto en los créditos como durante toda la aventura.

En más de un escenario te sorprenderás del magnífico detalle que se puede conseguir con tan pocos avances gráficos y es que podrás distinguir perfectamente la ropa de cada personaje y los pequeños objetos en el fondo gracias al fantástico colorido de los mismos. También se aprecian perfectamente los movimientos de los pies, de la boca al hablar y las animaciones que acompañan a Simon cada vez que introduce algún objeto en el sombrero o lo saca para ser utilizado.

Sonido


“Simon the Sorcerer” carece de doblaje en su versión española aunque la versión CD trae un buen doblaje en versión original, pero este hecho no quiere decir que juguemos toda la aventura en silencio ya que está dotado de una gran banda sonora y unos efectos sonoros bien logrados. Siempre que recojas algún objeto y lo introduzcas en tu inventario sonará un sonidito. También cuando abras un cajón, lo cierres, se golpee algún objeto, etc. Todas estas acciones están acompañadas de su respectivo efecto sonoro, que consiguen, por sí solos, atraparte en la aventura.

No sólo los efectos sonoros contribuyen a aumentar la atmósfera del juego sino que durante todo el juego escucharemos diferentes melodías de fondo. Cada zona del mapa tiene su propia sintonía, lo malo es que si te atascas y te ves obligado a permanecer mucho rato en una zona la repetición de la misma sintonía te puede llegar a cansar ya que, aunque la banda sonora está bien lograda, sobre todo el tema principal que es una maravilla, cada sintonía está compuesta por la repetición incesante de un ritmo corto lo que hace que cada pocos segundos se reproduzca una y otra vez el mismo sonido.

Jugabilidad


Sin duda alguna este es su punto fuerte. Tan solo con el corte fantástico-mágico de la ambientación y el continuo sentido del humor consigue mantener pegado al jugador delante de la pantalla y la mano agarrada al ratón hasta terminarlo. Controlaremos a Simon siempre con el ratón, no utilizaremos ningún otro periférico y el interfaz con que nos enfrentaremos es el clásico point&click. Pinchar en el lugar a donde queremos que se desplace nuestro mago adolescente y él se desplazará. Para interactuar con el entorno en la parte inferior de la pantalla aparece una serie de verbos que utilizaremos para crear frases del tipo “coger badajo” o “dar hoja a Johnny”. Para usar un objeto con otro deberemos “usar” el primer objeto y después pinchar sobre el segundo objeto. De este modo, el control conseguido es de lo más sencillo posible.

¿Gollum? ¿qué hace Gollum aquí?

¿Gollum? ¿qué hace Gollum aquí?

En la misma franja de pantalla tenemos el inventario. Los objetos aparecen representados por su propio dibujo, situados en dos filas por las que los podremos desplazar para poder acceder a todos los que, en su momento, llevemos guardados y os aseguro que serán bastantes. Eso sí, cada objeto cuenta con su respectiva descripción pronunciada por Simon a la que se accede utilizando el verbo “mirar” sobre dicho objeto. Estas descripciones, en ciertas ocasiones, solamente te aportarán cierta información pero en más de una ocasión harán que se te encienda una lucecita ya que te dan una información valiosa sobre el objeto dándote cuenta de que lo puedes usar para algo que no se te había ocurrido.

Cada vez que encontramos un objeto y lo recogemos, Simon lo guardará dentro del sombrero de su traje de mago, en el que cabe de todo. Por lo general, encontrar los objetos será una tarea sencilla ya que se distinguen bien en el fondo del escenario, aunque hay un par de objetos pequeños que no los encuentras a simple vista claramente dada su mimetización con el entorno. La búsqueda de estos objetos no llega a ser píxel-hunting pero se acerca mucho.

Con “Simon the Sorcerer” se quiso crear un juego de humor y lo han conseguido perfectamente. El protagonista no deja en ningún momento de contestar sarcásticamente a cada uno de los personajes con los que interactúas y además por los escenarios han ido dejando detallitos cómicos. La ambientación es la propia de la literatura fantástica y, sin embargo, podemos encontrarnos un extintor en la cueva de un dragón, que, por otro lado, es un sitio perfecto ya que hay peligro de incendio, o una nevera en la casa de Calypso.

I love music

I love music

El humor que desprende Simon no se reduce a su hilarante sentido del humor. Cuando dejas de jugar, o más bien, dejas de mover a Simon durante unos segundos él sabe que el jugador está pensando, así que para no aburrirse mientras el jugador intenta dar con la solución de la búsqueda de algún objeto, sacará de su sombrero su walkman personal y se pondrá a escuchar música hasta que le des alguna orden; entonces lo apagará y volverás a tener el control sobre él.

Si digo que Simon sabe que estás jugando y que él es el protagonista es porque lo sabe. De hecho, en muchas ocasiones hablará directamente con el jugador. Cuando no se crea alguna acción que pretendes hacer o le ocurra algo interesante siempre te hará un comentario a ti directamente. Es la estrella y es su aventura gráfica.

A estas alturas os estaréis preguntando sobre la linealidad, aspecto siempre discutible en toda aventura gráfica. Simon the Sorcerer no es una aventura lineal, pero eso sí, está dividida en secciones. La mayor parte del juego la pasaremos en el pueblo y sus alrededores y hasta que no solventemos todas las peticiones realizadas por sus habitantes no se cambiará de entorno. Entonces iremos a otra parte del mundo y solo saldremos de esa zona cuando hayamos hecho todo lo que teníamos que hacer en ella. El desarrollo de la historia sí es lineal como en cualquier historia, sin embargo, la atención de peticiones y resolver ciertos problemas lo podremos realizar en muchos órdenes diferentes lo cual dota de cierta libertad al jugador.

El mapa del pueblo, alrededores y demás es bastante amplio. Por ello se agradece que incluyesen un mapa en el que cada zona importante aparece representada por un dibujo.

El mapa para desplazarnos

El mapa para desplazarnos

Accediendo al mapa podemos ir inmediatamente a la zona que queramos sin tener que dar un largo paseo pantalla tras pantalla para llegar y caer en la cuenta de que el viaje ha sido en balde.

Una curiosidad que observamos en “Simon the Sorcerer” es que no posee un menú tal cual al que se acceda con el clásico F5. Simon llevará en su inventario, dentro de su sombrero y junto con todos los objetos que recojas, una postal que deberemos usar para acceder a las opciones de carga, salvado de partidas o salir del juego. Realmente da igual acceder a un menú o de esta manera pero que sea el propio Simon el que guarde su partida es divertido.

Dificultad


No estamos antes una aventura gráfica demasiado difícil ni repleta de puzzles. Prácticamente todos los puzzles que encontremos a lo largo del juego consisten en la combinación de unos objetos con otros o pedirle algo a alguien sobre algún objeto y, por norma general, las combinaciones entre objetos, examinando cuidadosamente el inventario, se obtienen de manera lógica.

No encontraremos ningún puzzle de tablero, pero sí hay un par de puzzles que hay que solucionarlos en dos segundos de tiempo. Esto no quiere decir en absoluto que Simon pueda morir; simplemente, si no soluciona el puzzle huirá o le ocurrirá algo, pero siempre seguirá vivo. El juego no te da otra vez la oportunidad de pasar el puzzle porque realmente no se rebobina, sencillamente la aventura continúa habiendo intentado esos puzzles más de una vez.

Valoración


Estamos ante una gran aventura gráfica. Técnicamente no supuso un gran avance en su época ya que es muy parecida en este aspecto a otras aventuras gráficas contemporáneas pero la unión de todos los puntos analizados hace que Simon se convierta en un personaje entrañable para todo jugador que la termina.

No es excesivamente larga. En pocas tardes la terminarás, y esto es porque si la empiezas y su ambientación y demás te enganchan, que seguro que lo harán, te mantendrán sentado en busca de Calypso.

Para concluir este análisis decir que es totalmente recomendable para todos los amantes de las aventuras gráficas y en este ejemplo encontrarán un clásico inolvidable.

Althor

Escrito por Althor

Publicado el 24 de agosto de 2006

© 2006 La Aventura es La Aventura

Valoraciones finales de Althor

gráficos 80%
Muy coloristas y detallados
sonido 80%
La banda sonora es buena. Destaca el tema principal. Muchas acciones tienen un correcto efecto sonoro asociado
jugabilidad 95%
Muy cómodo de manejar: point&click con sistema de verbos. La unión de todas sus características te enganchará
argumento 75%
Te embarcarás en el rescate de Calypso
originalidad 80%
La idea de ser un adolescente que viaja a otra dimensión para convertirse en mago resulta interesante. Los aspectos de aventura gráfica son los establecidos
dificultad 70%
Los puzzles son de nivel medio tirando a fácil
duración 75%
Podría haberse alargado más la aventura
valoración final 80%
Es una gran aventura gráfica que no puedes pasar de jugar ya que se ha convertido en un clásico

Valoración final en la Megalista

Puntuación de la megalista: 76.34% con 87 votos

Enlaces relacionados e información diversa

 

Web de Adventure Soft

Ficha de la compañía

Ficha de la aventura

Imágenes de la aventura

Noticias de la aventura

Originalidad de la aventura

Parche de la aventura

Partidas guardadas de la aventura

Enlace alojado fuera de LAELA:

Enlace en LAELA:

 

Requisitos técnicos:

Sin determinar

Bugs/Errores encontrados:

No se encontraron bugs

 

COMENTARIOS
Excelente análisis, pero me gustaría hacer hincapié en algo, Simon the Sorcerer es una aventura gráfica de detalles. Como dice Althor todo está cuidado, tiene su sonido, su movimiento, su comnetario sarcástico por parte de Simon.... Incluso no hacer nada pone a Simon con sus walkmans!!

La historia está muy bien encajada, mezclando distintos géneros de fantasía y elementos de varias épocas que no casarian en ninguna otra parte que en Simon The Sorcerer. En cuanto a la dificultad, no estoy de acuerdo en que sea tan fácil, tiene algunos puzzles absurdos (uno o dos) y algun objeto muy muy miniaturizado. De todos modos nada grave.

El sonido, como se ha dicho, excelente, increible que suene tan bien en al versión disquetes.

Uno de mis preferidos, gracias por recordármelo Althor.
Me alegro de que haya gustado.

En cuanto a los objetos que dices, sí, hay un par de ellos que son pequeños y que son del mismo color del fondo y se hace jodido verlos, pero todos los demás se distinguen muy bien.

Me lo he pasado en grande volviéndolo a jugar.
Análisis conciso para una aventura concisa y que, por cierto, todavía no he jugado. Después de leer este artículo, tengo claro que su humor me gustará. ¿Cuándo le buscaré un hueco? ¡Ah, quién sabe! xD
Ohhhh, qué grande Simon. Es, creo yo, la saga con la que más me he reído, sin dudarlo, especialmente con el segundo. En mi mente están grabados ciertos escenarios como la mina de los enanos, la taberna con los magos, un árbol con termitas, el swampling, el mapa... y qué risas, qué comentarios hacía. Es lo mejor, pese a tener un argumento normalillo. Me ha gustado cómo has profundizado en el aspecto de jugabilidad pese a ser un juego que sigue un patrón bastante común por los de la época. Espero con avidez los siguientes ;).
Un juego muy bonito e inocente. Una joya.
Leer los comentarios desde el foro (5)
Añadir comentario

Las imágenes y logotipos de videojuegos son propiedad de sus respectivos autores, utilizados �nicamente por esta p�gina como referencia y sin obtener ningún beneficio econ�mico. No nos hacemos responsables de las opiniones y comentarios remitidos por los usuarios y colaboradores.
Powered by Ludoskopos